Mundo Ecuestre

Uniendo a los amantes del caballo y la equitación.

La evolución de la alimentación del caballo… en sólo 25 años

La evolución de la alimentación del caballo… en sólo 25 años

 

Aunque hace unos años que dejé de tener caballos propios, actualmente sigo vinculado a este mundillo, ahora como colaborador de la Federación Hípica Vasca en la inspección y homologación de clubes. Ya os hablaré de esto más adelante.

 

Hoy quería tratar el tema de la evolución de la alimentación del caballo, en realidad, en pocos años. Es un tema que siempre nos ha preocupado a los que tenemos o hemos tenido caballos.

 

La alimentación de los caballos en los años 80

 

Durante los años 80 – 90 es cuando más caballos tuve en propiedad y más metido estuve en la competición, participando en campeonatos de España y nacionales de nivel C y B, y de vez en cuando algún A. Por entonces, al menos en mi entorno, la alimentación que recibían los caballos se componía básicamente de una buena ración de heno varias veces al día (hierba seca sustitutiva del pasto y alimento natural para el caballo) y de uno a dos kilos de avena, en algunos casos molida, dependiendo del tamaño, constitución y trabajo del caballo. Por último, ocasionalmente, solía llevarles un kilo de manzanas o zanahorias.

 

Adicionalmente se daban complementos como habas molidas o pulpa de remolacha cuando se quería que el caballo ganara algo de peso. Ah, y una piedra de sal para chupar a gusto del caballo y complementar los minerales necesarios.

 

Entonces también empezaron a aparecer los piensos compuestos, como sustituto o complemento de la avena. La verdad es que nunca me preocupé de qué estaban compuestos ni de qué marca eran, pero he podido comprobar que este asunto cada vez despierta mayor interés e importancia entre los dueños de caballos entre otros y  también entre los productores de piensos y alimentos para estos animales.

 

¿Cómo se alimenta a un caballo hoy en día?

 

Me he planteado volver a tener caballo, por lo que me he preocupado de cómo lo alimentaría. Decido consultar internet, y es increíble la gran variedad de alimentos que me encuentro. Y, cómo no, en Amazon puedo comprar multitud de productos: forrajes energéticos, complementos con corteza de sauce y levadura de cerveza, e incluso me he encontrado piensos compuestos con aceite de palma. Entras en cualquier web especializada y te encuentras con muchísimos tipos de pienso compuesto ¿Cuál elegir? Hay piensos en función del tipo de producto, del objetivo que buscamos para nuestro caballo, de la actividad, de la edad, piensos para la cría, e incluso piensos en base al temperamento del caballo. Verdaderamente necesitamos a un nutricionista equino.

 

Ante todas estas posibilidades, una web que me ha gustado es la de Piensos PAVO. En esta web, aunque la variedad es enorme, la información y el sistema de búsqueda es muy claro y existe una gran variedad de opciones.

Y lo que es más importante, la información sobre cada producto es la más completa que he visto, ya que incluye: una descripción general del producto, las propiedades destacadas del mismo, información sobre el modo de suministro recomendado, consejos de alimentación, una ficha detalladísima sobre los ingredientes y nutrientes del pienso (contenido energético, vitaminas, consejos de conservación, cantidad diaria recomendada, envase, durabilidad, resultados y minerales y oligoelementos).

 

También ofrece la posibilidad de hacer consultas y preguntas frecuentes. Es increíble lo valiosa y bien organizada que está toda la información.

 

Vigilar el estado fisiológico del caballo

 

En todo caso, creo que lo más importante es consultar también con expertos del centro ecuestre, veterinarios (aquí tenéis algunos consejos para escoger a uno adecuado) o fabricantes especializados, y llevar un adecuado seguimiento del caballo y su dieta. Esto es:

 

  • Observar continuamente a nuestro caballo: nosotros somos los que mejor le conocen y debemos atender incluso su cambio de carácter, además de los cambios fisiológicos que observemos.
  • Evitar el sedentarismo: si no podemos sacar a nuestro caballo, asegurarnos de que salga a un paddock o caminador, o que alguien lo mueva por nosotros. En lo referente a la movilidad y el cuidado de los caballos, el paddock cada vez tiene mayor protagonismo.
  • Llevar un programa adecuado de desparasitación.
  • Ajustar las raciones y propiedades de la alimentación de forma continua al nivel de trabajo.

 

Espero que os haya servido. Un saludo amigos de Mundo Ecuestre,

Jorge Irazola

Visitas: 94

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Mundo Ecuestre para añadir comentarios!

Participar en Mundo Ecuestre

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

Vídeos

  • Añade un vídeo
  • Ver todos

© 2019   Creado por Jorge Irazola.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio